Cuatro colosos tecnológicos unen fuerzas contra el spam terrorista

Alrededor del mundo, en al menos los últimos cinco años, se ha evidenciado de manera lamentable una serie de acciones ejecutadas por grupos terroristas radicales, quienes han tratado de sembrar el caos y miedo constantemente sobre la población mundial sin estar exentos al aprovechamiento de vías tan concretas como el internet y las redes sociales.

 

Facebook, Microsoft, Twitter y YouTube se unen para ayudar a frenar la propagación del contenido terrorista en línea. No hay lugar para contenido que promueva el terrorismo en nuestros servicios destinados al consumidor. Cuando se nos alerta, tomamos medidas rápidas contra este tipo de contenido de acuerdo con nuestras políticas respectivas.”

 

Es así como ahora cuatro de los colosos del mundo de la tecnología, siendo Twitter, Facebook, Microsoft y Google quienes han unido esfuerzos para contrarrestar cualquier tipo de información, imágenes, material audiovisual, cuenta o alguna otra vía que se preste para la propaganda terrorista y todas sus facetas.

 

Una tarea complicada

Claramente se postula como una situación bastante rigurosa para las firmas americanas. El hecho de trabajar en la erradicación de un fenómeno escabroso y que va en aumento, día a día, siempre implicará un riesgo, por inocuo que parezca dentro del contexto.

No obstante, sociedades como Google han ido tomando medidas propias al respecto. Una base de datos recientemente incorporada por la gran “G” se encagará de detectar dichos Spam y, sin importar la forma en que se presenten, esta irá eliminándolo de la web en forma concluyente.

A criterio de Google, según lo informan por medio de su Blog Oficial, un trabajo de su autoría previamente ejecutado ya está brindando resultados, siendo dicho material ilícito detectado y suprimido en su totalidad.

Asimismo, para dar continuidad a esta importante faceta, destacamos que las distintas compañías adicionadas a la causa como Facebook o Twitter tendrán la posibilidad de adjuntar a la base de datos, bajo una huella dactilar única, ése contenido que consideren terrorismo explícito o violación de derechos humanos.

La estrategia mediante la cual estas empresas gestionarían la eliminación del contenido (que suscite reclutamiento terrorista o xenofobia) es tan simple como compartir esta información con la base de datos general, donde finalmente se procede a su eliminación totalitaria, aunado a un posterior reporte del suceso hacia las autoridades del país correspondiente – en caso de ser necesario –.

Este movimiento es sin lugar a dudas uno de los hitos más destacables en los últimos tiempos concerniente a ayuda humanitaria por parte de las grandes masas tecnológicas, mismas que en ocasiones parecen estar poco compenetradas con los problemas graves que aquejan a nuestra sociedad actual.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *